jueves, 7 de junio de 2007

Vivir en la realidad

En la academia en la que doy clase siempre hay un momento en torno a las 7 de la tarde en el que entran los niños. No me entiendan mal, siempre hay niños en la academia, pero los niños de los que hablo tienen alrededor de 8 años. El otro día andaba esperando que María se decidiera a entrar en clase de inglés, ya que andaba enfrascada en una multiplicación de varias cifras de la que no había manera de desprenderla. Lápiz en mano, y con la cara casi tocando el papel que rasgaba con fruición, disfrutaba como siempre cuando hace los deberes o se aprende la lección.

Mientras, su hermana, que leía un libro de fantasía en el que según me contaba venía un glosario con las distintas lenguas de los pueblos que salían en el libro, levantó los ojos del libro y me chivó que María había hecho la primera multiplicación con calculadora. Medio en broma, le dije a María que eso no estaba bien y que debía hacerlas todas a mano, para realmente aprenderlas bien. Su hermana volvió al ataque replicando que con calculadora no era la realidad. María, que siempre está sonriendo, lo dejó de hacer por un momento para poner cara de susto y preguntarme: Pero, yo vivo en la realidad, ¿no?

Le dije que por supuesto y volvió a sonreír. Después, mientras ya se levantaba para ir a inglés empezó a decir que a veces se inventaba cosas y ya no sabía en dónde vivía. A los cinco minutos ya se le había olvidado todo, como les pasa a los niños a esas edades en las que las cosas son tan puras que los conceptos sobre uno mismo apenas existen, y por eso sólo existe la felicidad.

Pero a mí se me quedó clavada esa pregunta muy dentro, ya que en ella están encerradas muchas cosas que María empieza ahora a descubrir y que le llevarán a no tener que preguntar con temor a ningún profesor sobre qué es la realidad y si vive en ella o fuera de ella. Preguntas que contestará escogiendo entre finas capas de realidad y sueños, y de las que a diferencia de las multiplicaciones sí se desprenderá. Y lo hará ella misma.

1 comentario:

Esther dijo...

“there are human beings who can not go to Fantasy…and there are those who stay there forever. And then there are others who go to Fantasy and come back… and who return health to both worlds”.

Creo q no hace falta q te diga de quién es esta cita...